martes, 10 de mayo de 2016

El Palacio Del Marqués

O de uno de los muchos que hubo y hay en Portugal, se trata, como es costumbre últimamente, de una quinta señorial.
Antes de seguir dar las gracias a Gonçalo Gouveia por hacerme pasar unos inigualables días en lugares como éste :)
Nuestros compañeros portugueses ya habían intentado entrar una vez en el palacio, pero no tuvieron la misma suerte que en la segunda ocasión.
El protocolo de investigación se llevó a cabo satisfactoriamente, Gonçalo y yo nos adentramos en el terreno esquivando miradas indiscretas, el exterior del lugar (del cual no voy a subir fotos, no por gusto, sí no por motivos que contaré más adelante) era realmente impresionante, digno de una familia de la clase aristocrática portuguesa, desde la lejanía tenía una apariencia robusta y sobria, con un aspecto similar a otro palacio, pero cuando nos encontramos frente a él cambiamos de opinión, la decoración exterior delataba que se trataba de un edificio del Siglo XVIII, probablemente de principios, a juzgar por distintas fechas grabadas en la fachada, aunque durante los siglos siguientes se alteraría el estado original como puede verse en algunos adintelamientos de las ventanas.
Encontrar un acceso fue lo más sencillo del mundo (guillotinas en la primera planta y sin rejas) una vez que encontré la manera más sencilla, me metí por una ventana "pequeña"  por la que, obviamente, nadie esperaba que fuese a entrar una persona.
La impresión que me llevé, fue, como siempre, indescriptible. Había accedido directamente a las cocinas de la vivienda, que al contrario de lo que podía pensarse, eran una auténtica maravilla, me atrevería a afirmar que ha sido una de las más bonitas que nunca me he encontrado.
Sí bien el exterior cantaba a un tipo de arquitectura bastante inusual (no sé sí tanto en la zona Sur de Portugal como en el resto del país) el interior desfiguró por completo el concepto que tenía hasta el momento de Palacio/Solar/Quinta portuguesa.



































Eché un vistazo rápido al resto de la "casa" que más que casa parecía un palacio-castillo del Siglo XV y abrí una ventana más accesible para el resto del grupo, con la misma discreción con la que Gonçalo y yo corrimos a lo largo de las tierras, nos siguió el resto del grupo cuando les contamos que sí, que estábamos dentro.



La siguiente sorpresa no se hizo esperar, un precioso, completo y decadente corredor nos llevaba directamente a las estancias de la vivienda así como a los distintos salones.
Otra peculiaridad eran los techos abovedados que cubrían toda la primera planta, digno de un palacio nacional en miniatura xD





El mobiliario era otra de las reliquias de la casa, muchos de ellos estaban tallados artesanalmente y probablemente, fuesen encargados a gusto del propietario para la casa.








El que suponemos que sería el salón continuaba teniendo un aire medieval, conseguido a través de un arco que apoyaba en el suelo y que daba sustento a la bóveda.



Otra sorpresa encontrada por el descubridor de pianos (mi hermano)


Continuamos recorriendo los diminutos pasadizos que separaban los distintos espacios de la vivienda.






El culmen medievalista del palacio, estaba, sin lugar a dudas en la escalera y el comedor, que mantiene la forma abovedada característica de toda la primera planta, además de la columna que cumple una función decorativa y estructural.



Y al fin llegamos a la segunda estancia realmente palaciega y que fue una de mis preferidas del lugar, el comedor, también con bóveda, en esta ocasión no simple, sí no nerviada hacia el centro, debido a la ausencia de arcos de sustento se incorporan unos elementos de apoyo en los extremos de la bóveda, que también tienen función decorativa.






La planta baja aún tenía cosas que mostrarnos, como esta televisión antediluviana, que aunque no he buscado información, como muy moderna es de los 50.






Quizás lo más decepcionante fuesen los dormitorios, y no por éste, que era bastante digno, sí no por que debido al mal estado del palacio se encargaron de apilar los muebles de la segunda planta en la primera, por lo que quedó completamente vacía.









El resto de salas estaban parcialmente vacías.






Subimos la escalera y llegamos a la segunda planta, donde la decadencia se acentuaba considerablemente hasta el extremo de haber agujeros en el tejado de la casa.













Único servicio de la casa.


Por último visitamos la pequeña capilla, que se añadió a finales del Siglo XIX



Como es de imaginar, este no es un lugar que vayas a poder visitar en media hora, y más si son más de dos personas las que van a entrar...ese fue el motivo de no hacer fotografías del exterior, mientras salíamos un hombre montado en un coche comenzó a gritarnos y gesticulando amenazante, pero amigo: llegaste tarde :)

Un saludo a todos y espero que hayáis disfrutado con el sitio!!!!













lunes, 28 de marzo de 2016

La Quinta Desaparecida

Otra vez nos encontramos frente a un edificio de arquitectura barroca y como no, en Portugal, contrucción que se remonta al Siglo XVII, aunque obviamente ha sufrido importantes reformas y lo único que probablemente quede de entonces sea una de las capillas a la que no pudimos entrar.
Quizás por la abundancia de palacios de esta época que hay en el país no hay datado nada sobre el lugar, lo único que hemos podido suponer es que en sus últimos años de uso (hará 10) tuvo la función de hotel.
El tamaño de la quinta es anómalo, al igual que la cantidad de gente que ya ha pasado por allí (incluso han robado los radiadores) aún así, al menos para mi, ha sido uno de los mejores hallazgos que hemos tenido esta Semana Santa en Portugal.
Sin nada más que contar comienzo con las fotografías.


Entrar al patio fue mucho más sencillo de lo que esperábamos, este sitio no lo teníamos marcado en ruta, aunque ya lo conocía y no lo quise meter por no saber a ciencia cierta sí estaría abandonado.
Quisimos probar suerte, y la tuvimos xD, una vez saltado un muro parcialmente caído, comprobamos que el jardín era una auténtica selva y ya apenas se veían definidas las formas que se la habían dado a los setos. Me asomé por una ventana y lo que vi ya fue suficiente como para decir: A dentro!

Encontrar una forma de entrar no fue nada complicado, subir unas  escaleras exteriores y empujar una puerta, que nos dió directamente a una pequeña cocina con el techo hundido, una puerta colindante nos llevó al comedor.








La cocina principal, con un tamaño acorde con el del resto de la casa jajaja






Los salones eran las salas más afectadas por los robos, apenas habían dejado tres muebles en cada uno...






Continuamos recorriendo habitaciones hasta llegar a la entrada principal, o lo que parecía haberlo sido, pues no es muy lógico que a los lados de la sala hubiese dormitorios.



Este dormitorio es el que vi desde la ventana, yo creo que era suficiente para entrar no?



La humedad se había apoderado de alguna de las alas del edificio, sin embargo otras zonas se mantenían casi intactas.


La distribución era tan extraña como el resto de características del edificio, no tenía unas escaleras definidas, aunque a la vista exterior el edificio tenía dos plantas bien diferenciadas...



El pasillo más interesante de todo el conjunto era este, y las habitaciones que tenía a sus lados.



Otro salón un tanto estrafalario.



La camas era una verdadera locura, como casi cualquiera que puedas encontrar en una casa abandonada de Portugal xD




















Además de raro, anacrónico xD



*.*






Por último una foto de la capilla accesible que se había utilizado como almacén de trastos, los azulejos de las paredes son del XVIII

Hasta aquí una de las muchas quintas con cientos de años de historia entre sus muros y que mueren sin que nadie quiera hacerse cargo de ellas...