lunes, 18 de julio de 2016

El Segundo Palacio Del Baile Inconcluso

Todos los años tenemos algún descubrimiento que marca la diferencia frente a los demás, en 2015, posiblemente fuese el palacio subido anteriormente, y en 2016, sin lugar a dudas ha sido (y será) esta preciosísima quinta.
En lo que a explorar este tipo de lugares se refiere, nunca solemos tener demasiada suerte, pues, al ser lugares alejados de los centros urbanos suelen ser los primeros sitios en acabar saqueados o simplemente, vaciados por sus propietarios.
En esta ocasión, no iba a ser diferente, y las expectativas de los que formábamos el grupo eran las mismas, después de aparcar el coche a una distancia prudencial, y comenzar a caminar por grandes viñedos, que parecían llevar sin explotarse al menos tres o cuatros años fuimos adentrándonos poco a poco en los confines de los jardines del propio palacio.
Aunque habíamos seguido un camino relativamente marcado hasta encontrarnos a poco más de cien metros de la casa, llegado el último tramo, dicha senda desaparecía y tan sólo podíamos intuir el lugar donde se situaría la vivienda.
Pasados esfuerzos sobrehumanos (y más relacionados con lagartos que con nuestra especie) conseguí introducirme a través de una ventana sin cristales a una altura de un segundo piso palaciego (tres metros) para después atravesar una reja de agujeros más diminutos aún y descender los tres metros desde el interior escalando la pared, acto seguido, a tientas (eran las doce de la noche) comencé a caminar sin luz alguna entre pasillos con muebles apilados hasta alcanzar una ventana que abrí sin mucha dificultad.
Mi cara de satisfacción era un libro abierto, y las únicas palabras que pudieron salirme fueron (ésto es lo mejor que he visto nunca) una vez teniendo un acceso sencillo, marchamos a dormir y dos días después, una tarde de bochorno, entramos al palacio :)


Aunque la primera planta fuese la vivienda de los criados, en sus "últimos años" habitado, que probablemente sea hace unas cuantas décadas, ese piso se utilizó para almacenar muebles, que para nuestra sorpresa no dejaban de ser preciosos ejemplares con más de 120 años.


Y sin tener muy clara la dirección que estaba tomando por el interior del laberíntico palacio, llegue a la capilla...


Reclinatorios, antiquísimos cuadros de vírgenes, curiosos sillones...todo aquello tenía una fragancia añeja que hacía años que no sentía en meterme en un sitio de estos...de ahí el repetir un mes después :)


Utensilios de farmacia con medio siglo de polvo sobre ellos.


Las escaleras de acceso al coro de la capilla (no eran las únicas, pues había más de cuatro distribuidas por toda la vivienda, algunas, originales como ésta, y otras, más ornamentadas a finales del Siglo XIX


La primera sorpresa no se hizo esperar, un precioso órgano custodiaba el coro de la iglesia, pena que no sonase.






Gracias al lugar en el que estaba, y que a la finca era prácticamente imposible entrar sin estar un rato cortando zarzas, fueron dos visitas tranquilísimas.
Ah! y para aquellos que lo vais a dudar, ésto sí que es un lugar ABANDONADO en todos sus sentidos ;)






Creo que sobra cualquier explicación.


Y qué mínimo que salones de un nivel como éste? Madre mía...







Por qué lámparas tan bajas? ...


Después de un tiempo de reorganización tuvimos este resultado








Preciosas paredes de estuco *.*


Tantísimo es el tiempo que lleva abandonado el palacio, que quizás hace seis o siete años, chavales, que probablemente viviesen en el pueblo más cercano, se dedicaron a quemar papeles y a hacer la ouija, más lámparas bajas...




La lámpara seguramente se trasladase a esa habitación en un fallido intento de mantener el palacio, hará quince años, con el fin de que no se estropease al observar que el techo del salón en el que estaba se estaba viniendo abajo...en fin!


Aunque en realidad podría hacer un reportaje de trescientas fotos con sólo detalles de todos y cada uno de los objetos que este palacio albergaba, queríamos dedicarnos a sacar lo más importante del lugar, puesto que sólo unos pocos podemos entrar aquí sin necesitar romper nada y que, además, en poco más de cinco años de esta magnífica quinta, sólo quedarán las paredes, por mucho que pueda joderme :( 


Y ya, en uno de los mejores cuartos de baño que he visto, explico el por qué de las lámparas tan bajas, en relación con el servicio.
La vivienda, probablemente se abandonase al comienzo de la década de los setenta, debido a la mala situación en la que está (literalmente en la mitad de un campo, alejado de cualquier centro urbano medianamente grande) en su última etapa en uso sólo se había conseguido instalar electricidad en tres salas de toda la casa, seguramente las que utilizase su último inquilino antes de quedar abandonada, obviamente nunca hubo televisión, y las lámparas de los salones eran todas de velas, por eso el que estuviesen a una distancia tan ridícula del suelo, también tenían integradas en el interior una lamparita de aceite. Claro está que NUNCA me había encontrado con algo parecido. y la relación que existe entre el baño y esos detalles tan antiguos de la casa (gracias Roberto) es que el baño en su completo (y único del palacio) es original de finales del Siglo XIX, tanto el termo, como la "cisterna" del báter.
Dudo mucho que queden más ejemplos de maravillas como estas.





Seguimos explorando el lugar hasta llegar a otra preciosa sala, con lámpara de aceite y con un espejo detrás de un biombo...flipa! 




Este era el único ala de la casa con electricidad, en donde estaban los dormitorios, y como es de suponer, no había ningún enchufe, tan sólo se utilizaba para iluminar. Justamente a este salón le iban a añadir la corriente eléctrica (a juzgar por las lámparas encima de la mesa) pero quedó en un proyecto.

Primeros dormitorios, más sencillos y deteriorados.


Como suele pasar, todos los muebles estaban numerados, esperando un futuro traslado a un lugar mejor...





Las camas con dosel dejaron de ser un misterio...


.







 Y lo que era un mueble común se convirtió en un curioso teatrillo









Y al fin en el dormitorio principal, que no llegué a visitar en mi primera inspección nocturna por miedo a tubos que resultaron ser puntales y una obra artística de valor incalculable :) 















 Después de recorrer las zonas principales del palacio me dediqué a mirar todos los recovecos del lugar (aún me quedan por conocer muchos)






 Por sí no hubiese capilla xD


Otro dormitorio con bonitas camas 





Las escaleras de acceso a la zona más noble de toda la casa


Las cocinas originales, que estaban bastante hechas mierda


Hasta aquí el reportaje de el mejor palacio encontrado por nosotros y del que no hubiese fotos, creo que está bastante claro.

No descarto una tercera visita con reportaje allí, al menos antes de que acabe por venirse abajo.