domingo, 5 de febrero de 2017

Las Quintas Polutas

Por cambiar un poco la dinámica del blog, me he decidido a que este reportaje lo formen dos viviendas que nada tienen que ver una con la otra, pero por solitario dudo que pudiesen tener un reportaje digno xD


La Quinta Del Pintor


La primera casa la visitamos en una de nuestras últimas visitas a Portugal, el exterior no generaba demasiada confianza, pues el acceso más que evidente nos indicaba que no estaría ni mucho menos como podíamos esperar, pero aún así quisimos ver que quedaba de aquella aparente mansión.
La vista que se tenía una vez en el jardín era muy distinta, las paredes exteriores estaba curiosamente decoradas al estilo solariego de Portugal, sin embargo, tenía bastantes elementos que eran visiblemente posteriores a la construcción de la vivienda.
Una vez en la fachada principal, entrar al edificio fue tan sencillo como andar.
Aunque no recuerdo exactamente el año escrito en uno de los dinteles que descansaba sobre una puerta, tengo en mente que fue entre la primera y la segunda mitad del Siglo XIX que se construyó, probablemente más de la primera mitad que de la segunda, a juzgar por el interior.
El edificio se compone de dos plantas más el bajo cubierta, aunque la planta baja no parece haber sido vivienda nunca, desde el recibidor principal arranca una antigua y curiosa escalera de piedra que asciende hasta el recibidor de la planta principal.



Como suele ser común en viviendas de estas características, la escalera que da acceso a la primera planta termina en la misma.
Era bastante visible el destrozo ocasionado por múltiples personas y las varias décadas de absoluto abandono que consumían el lugar rápidamente, aún así, y aunque podríamos considerar que la ruina lo amenaza seriamente, mantiene detalles que convierten a esta quinta en un lugar muy especial.
La siguiente sala que se nos presentaba, era el salón principal, que apenas guardaba un puñado de muebles y cuadros que hubiesen estado allí hace 70 años, pero al igual que en el resto, el aire nobiliario y palaciego inundaba cada estancia del lugar.






Quizás esta fuese la sala más interesante de todo el conjunto, pero lo que después encontraríamos no nos dejaría indiferentes.


Otra sala ruinosa con un precioso papel pintado, aunque a duras penas se puede deducir que debió ser un precioso dormitorio...




Otro dormitorio en peor estado que al anterior, aunque para mi gusto, era casi más bonito este xD Bajo el somier había un boquete bastante grande que comunicaba con la planta inferior.




 La escalera de acceso a la segunda planta era más sencilla y de madera en lugar de piedra, aunque mantenía una estética similar a la otra. Obviamente el bajo cubierta era la planta más afectada por la devoradora humedad, y apenas era visible una pequeña parte de ella.







 Por último bajamos a la planta baja, por la que habíamos entrado, en la cual se localizaban las cocinas y distintas dependencias que en el último tiempo se habían utilizado para almacenar cosas.
Tambien en esta planta, lejos de la zona habitada, estaba el pequeño estudio donde el último propietario de la mansión pintaba muchos de los cuadros que hoy vemos en el piso de arriba.




Hasta aquí este pequeño y primer reportaje de un lugar tanto bello como triste.


La Quinta Del Remedio

Esta segunda parte esta dedicada a otra vivienda, aunque de corte más rural que la anterior, probablemente fuese posesión en su fecha de construcción: 1734, como data un grabado situado en un dintel de una puerta en la planta baja, de una familia con cierto poder adquisitivo, pues posee un portón en piedra de estilo probablemente barroco, que es típico en casas antiguas algo más ricas que las casas de la época comunes.
Obviamente desde entonces sufrió múltiples reformas, aunque nunca fue una casa muy grande, dudo mucho que hace cien años tuviese la sobriedad y el reducido tamaño que tiene ahora (no deben sumar más de 120 metros cuadrados de vivienda.
Tiene una construcción casi añadida al cuerpo principal de un tamaño similar, que quizá en otros tiempos formase parte del conjunto de vivienda, pero en los últimos lustros parece haberse utilizado para almacenar material del campo xD


La vivienda tenía planta baja y primera, aunque sólo esta última era vivienda, la planta baja se utilizaba para las labores del vino.


A la vivienda se le daba acceso desde la calle y desde este curioso patio que unía la vivienda con las dependencias de labranza.


 
Una vez en la casa comprobamos que a pesar de tener gran parte del mobiliario, no era nada singular.


 Desde este salón-comedor, se tenía acceso, a través de unos escalones ascendentes, a otra sala que podría cumplir la misma función.


Probablemente este salón fuese en origen bastante más amplio, pero se le añadió un tabique en una reforma posterior y se dividió, digo ésto por la forma del techo de madera, que probablemente sea lo más original que quede además del portón y el grabado.


Al fondo de los salones-comedores se encuentra el dormitorio principal.


Muy sobrio, aunque relativamente amplio para lo que es común en este tipo de viviendas en 
 Portugal. De nuevo, llama la atención el techo tan típico en las casas antiguas y grandes del país, aunque en este caso no se aprecia decoración en las esquinas ni en el centro del mismo.
Probablemente los muebles restantes desapareciesen hace bastantes años, expoliados por vecinos o extraídos por los propietarios (lo dudo)
El cuerpo de la vivienda se componía de ésto, una cocina, y un par de salas diminutas que no tenían interés, desde las escaleras de acceso a la vivienda se podía llegar a otras dependencias que, aunque en el exterior, también pertenecían a la casa.


 Un pequeño dormitorio sin interés.


Por último el cuarto de baño, que en comparación con el resto de la casa era medianamente decente.


Hasta aquí el reportaje de dos de las muchas casas que aún quedan por mostrar :)





















domingo, 9 de octubre de 2016

La Mansión de Escalera y Estuco

El nombre del reportaje es bastante ridículo, pero no se me ocurría otro que poner xD
Apenas conocemos información acerca de la casa, por el estilo tan peculiar de la vivienda, se sabe que es de principios del siglo pasado, aunque como digo, bastante típica, una vez dentro lo que realmente llama la atención es la impresionante escalinata que recorre las tres alturas de la vivienda (de ahí el nombre) también el estuco era un elemento importante, aunque era el más común en mansiones de Portugal.
Este es uno de esos lugares a los que no cualquiera podría entrar, en esta ocasión, fue alcanzar un segundo piso, ayudado de una tubería de hierro, para meterme por un ventana de guillotina atrancada jajaja
Lo primero que percibí fue un hedor a excremento, que luego relacione con la plaga que había de estos pájaros en el interior.
Antes de ver nada, pues todas las contraventanas estaban cerradas menos por la que había entrado, encendí la linterna del móvil y exploré el interior del edificio, siempre guiado por las palomas que revoloteaban por mi cabeza.
Aunque bastante maltratada por ladrones y el paso del tiempo, y no tan increíble como podíamos esperar, era un lugar tranquilo donde pasar las primeras horas mañaneras de un 21 de Septiembre :)

Por el día, ya más tranquilos, pudimos abrir algunas contraventanas, pero en mi visita nocturna, la apenas visible luz del móvil, se desvanecía cuando iluminaba la inmensa escalera, eso ayudado del ruido de las palomas, hizo que no tardase en bajar las escaleras y abrir una ventana para que entrará Alberto jajajaja




La mitad del reportaje (es muy corto, pues no había tampoco muchos detalles que poder sacar) es dedicado a la escalera xD


No es nada inusual ver mansiones con escaleras parecidas a estas, y en nuestros viajes por Portugal hemos visto más de una, pero la verdad es que pocas veces con la cantidad de muebles que tiene esta, aunque no son nada singular y muchos de ellos fueron robados.


El dormitorio principal era una de las salas más desvencijadas de todas, apenas tenía dos muebles, seguramente los menos valiosos de los que allí hubiese, y obviamente la cama había desaparecido.






En la primera planta estaban la mayor parte de los dormitorios, aunque en la planta baja también había dos dormitorios, seguramente donde habitarían los dos últimos residentes de la casa.





Los dormitorios eran, a excepción del principal, que haberlo visto con muebles habría sido una puta locura, bastante pequeños.


                                   



Pero aún siendo pequeños, no eran feos.




La planta baja, era bastante corriente, pero digna de una mansión como esta.
Aunque también bastante destrozada, tenía bastantes cosas interesantes.


Era curioso ver la guía telefónica de 1991 al lado del teléfono xD





                                                El comedor, muy sobrio y sin mucho interés.
                                            





Este era uno de los dormitorios de la planta baja, al otro no le hicimos ni una foto, no sé por qué xD


No sé cuantos de los muebles que aquí había serían originales de la casa, pero posiblemente parte del mobiliario lo trajese el último residente de la casa, es bastante visible que no era una persona con un nivel económico muy elevado.




Hasta aquí el reportaje del que probablemente sea el reportaje más corto del blog xD
Un saludo y gracias!!!!!!!! 

sábado, 10 de septiembre de 2016

El Tercer Palacio Del Baile Inconcluso

Termino la trilogía de quizás, mis tres lugares preferidos vistos en 2014, 2015 y 2016.
Antes de empezar decir que este solar está bien cerrado, pues tanto en nuestra primera visita, como en la segunda de Roberto, nos esmeramos bastante por mantenerlo protegido, así que, para quien lo encuentre, informarle con antelación que está bien bien guardado, para evitar más robos y vándalos, ya que el banco no está por la labor.
Éste último corresponde al 2014, aunque posiblemente haga otra visita en un tiempo.
La verdad es que sí de haber entrado en algún lugar podemos enorgullecernos, es de este preciosísimo solar con orígenes medievales, ya casi renacentistas y reconstruido en el Siglo XVIII siguiendo los cánones arquitectónicos y artísticos de la época.
Todo el conjunto es una obra de gran valor, además de ser un edificio histórico, tanto es así que a pesar de llevar cerrado ya (con su última función como hotel) más de cuatro años, siguen manteniendo un cuidador en el jardín, mientras, con cierta constancia, alguien se cuela en el palacio y mueve algunas cosas de sitio sin sentido aparente.
En nuestra visita, ya eran perceptibles los robos, que aunque no demasiados, eran suficientes para preocuparnos por todo el precinto que rodeaba muebles y cuadros.
No voy a contar mucho más, tan sólo decir  que sí no llega a ser por la cabezonería de algunos, no hubiésemos podido disfrutar de tan maravilloso lugar...bienvenidos al Tercer Palacio del Baile Inconcluso :)





Y después de un rato de discusión sobre sí debíamos o no meternos en el interior nos decantamos por intentarlo, con la incertidumbre de sí tendría algún tipo de seguridad, que teniendo en cuenta el estado del jardín hubiese sido lo mas lógico con gran sigilo nos adentramos en esta primera habitación. 
El olor a humedad era penetrante, estaba claro que hacía tiempo que nadie pasaba por allí. 
Con organización empezamos a caminar por el lugar observando a cada esquina, y esperando impacientes encontrar el sensor que nos delataría, y como era de suponer, no apareció.









El mejor reflejo de la época barroca del palacio es esta escalera tan noble y ya relativamente común para los que visitamos Portugal, junto al conjunto de azulejos, también del 1700.













Quizás una de las salas más increíbles fuese este salón y el piano que lo custodiaba.






Al lado del salón principal estaba este otro, más pequeño, pero muy acogedor.


Aunque no sean muchos años los que lleva cerrado, la humedad es bastante notable en las paredes, e imagino que en estos dos años habrá aumentado bastante.







Cada dormitorio distinto *.*


 Según iba pasando el tiempo, aumentaba nuestra tranquilidad, y empezábamos a creer realmente que el lugar estaba abandonado (todas las puertas de las habitaciones estaban forzadas, vasos y platos rotos por el suelo, e incluso huellas de gatos por encima de los manteles...)








Otro salón, menos original, pero igual de curioso.














A las cocinas se accedía bajando unas escaleras, construidas cuando se configuró como alojamiento hace más de 15 años.


 A la segunda planta se accedía por unas anchas escaleras de madera simples, muy comunes en este tipo de construcciones.






 En la última planta había unos cuantos dormitorios dobles y otros sencillos, además del corredor que recorría todas la habitaciones, y en sus paredes vitrinas con joyas de distinta índole.















 Bajando las escaleras principales nos encontramos el hall principal y otros cuantos salones, además de la recepción y la tienda.



























Por último fuimos a la capilla, que es uno de los elementos más importantes del complejo por el retablo.





A la planta baja no se podía bajar, y tuvimos que hacer todas las fotos desde el coro.

Hasta aquí el reportaje completo de uno de los mejores lugares que nunca he visto.

Otro link donde ver fotos del mismo sitio:

P.D: para aquel que no piense que está abandonado, que se informe :)

Un saludo y gracias!