martes, 18 de octubre de 2022

La Fábrica Verde

Más de dos años han pasado desde el último reportaje que subí al blog, y la verdad es que, intentaré tener más constancia, pero no puedo asegurar nada 😓

Y es que cada vez soy más reacio a subir reportajes de lugares que para muchos exploradores (entre los que me incluyo) puedan ser los más interesantes.

¿Y por qué? Porque no estoy dispuesto (como ya ha ocurrido) a ver como la moda de la exploración urbana se encargue de alterar lo que durante años ha permanecido inalterado.

Aunque de vez en cuando haré una excepción con alguna vivienda que cumpla con las características de aquellas que he prometido no subir pero que ya no existe.

No voy a dar muchas más explicaciones, simplemente decir, que esta afición ha cambiado mucho en los últimos años, y no para bien exactamente...aunque siempre nos quedaran los recuerdos de nuestros primeros viajes a Portugal, allá por el 2012, cuando este hobby aún no era un a moda... nuestro primer viaje fuera de la península, y tantos cientos y cientos de rutas que desgraciadamente es imposible recordar.

Las fotos de este sitio son un pequeño homenaje a esas personas con las que hemos compartido tantas experiencias (no quiero nombrar a gente por que fijo que os olvido a algunx) tantas exploraciones, sustos, risas y demás aventuras, que al contrario de las rutas, sí que recordaremos hasta el final de nuestro tiempo (realmente podríamos escribir un libro, el cual, espero que Alberto, con su léxico y buena prosa, empiece algún día jajajajaja)

También recordar a aquellxs que hoy ya no están y que tanto nos ayudaron a crecer en esta afición, desde nuestros inicios, con 12 años...aquellos años del Club CELA donde nadie nos tomaba en serio, hasta el día de hoy, que podemos asegurarnos de estar entre las personas que más lugares llevan recogidos en su cámara y su retina (no es echarse flores, es la realidad, y a quien no le guste, que se joda)

Por todos vosotrxs...va este reportaje 💙💙💙

Podía también hablar de la toxicidad y de los seres que la crean, que aunque muchos no lo sepan, ya existía por aquellos años (no tan exagerada) con la que nos hemos topado que no ha hecho más que hacernos más desconfiados, pero prefiero ahorrar pensamientos en la gente que de verdad merece la pena, y en aquellos que, aunque llevemos varios años sin ver, y prácticamente no hablemos, están ahí para lo que sea necesario. 


Y comienzo con el reportaje

En uno de los múltiples viajes que hemos hecho al norte peninsular, visitamos esta antigua fábrica textil.

No es ni la fábrica que más me ha impresionado, ni la mejor conservada, ni la más grande, pero he decir que ha sido una de las que mayor tranquilidad me ha ofrecido visitar...¿el motivo? quizás el entrar caminando a todas las zonas (menos a las oficinas que tenían un acceso bastante complejo) y el ver como la humedad iba apropiándose de paredes, techos, suelos y mobiliario, producía una sensación de tranquilidad que no se puede describir.

Desconocemos el año real de abandono de esta explotación textil, pero es fácil imaginar, tanto por su estado de conservación, como por el año de abandono de otras textiles, que pudo ser en la segunda mitad del Siglo XX, más concretamente a principios de la década de los 80, aunque parte de las instalaciones estuvieron en funcionamiento al menos, 15 años más.

La primera sala que nos encontramos al pasar por una de las múltiples puertas abiertas no era muy halagüeña...pero no íbamos a quedarnos sin ver el resto de la fábrica! y comenzamos a recorrer el resto de salas.
Era bastante visible que llevaba sin nada de mantenimiento y abierta "al público" desde hacía bastantes años pero una cosa buena que suelen tener estas instalaciones, es que al ser tan grandes, es fácil que escondan sorpresas en alguna de las infinitas zonas que tienen los edificios...y este caso no iba a ser una excepción.



En una de las zonas de trabajo paralela a la de la entrada principal empezaba a aparecer algo de mobiliario, seguramente estantes de almacenamiento de las típicas bovinas donde se enrollaba la lana, algodón o cualquier otro material con el que poder fabricar telas.


La decadencia propia del norte del país que hacía que un sitio normalito se convirtiera en algo bastante más fotogénico de lo que podíamos esperar...aquí podemos ver uno de los múltiples despachos desde los que se controlaba la producción.


No sé qué porcentaje de la fábrica estaba inundada, pero diría que casi un 50% y en algunas zonas con varios centímetros de agua...




Estos eran los almacenes de los textiles que posteriormente se utilizarían para realizar las prendas.
Toda la sala estaba impregnada de fuertísimo olor a amoniaco que quitaba las ganas de seguir haciendo fotos ahí jajajaja




Otro rincón típico de toda fábrica, el lugar donde, suponemos, los trabajadores dejaban constancia de que ese día habían acudido a su puesto de trabajo...sí realmente no fuera esa su función, podéis explicarme por comentario para qué se utilizaba 😊


El rincón de mayor tranquilidad era este, servía de nexo para la zona de descanso de los trabajadores, la zona de trabajo y las oficinas, y aún llevando bastantes décadas cerrada, salía de la fuente un pequeño hilo de agua. 




Según íbamos adentrándonos más y más en las entrañas de la fábrica empezaban a aparecer máquinas y demás útiles típicos de este tipo de empresas




Aunque tras pasar la primera puerta, no lo pareciese, estábamos ante el lugar de ocio y descanso de los trabajadores.




Aunque de aquello apenas quedaba la barra del bar, pues en los últimos años la sala se había utilizado para almacenar máquinas de coser, seguramente como medida preventiva de protección, ante un abandono evidente de la factoría.


Otra estancia paralela a la anterior contenía esta máquina de la que desconozco su uso, pero es fácil imaginar que podía tratarse del lugar donde se realizaban los diseños de las telas.




Continuamos recorriendo salas vacías y pasillos hasta llegar a otro almacén, en el cual, era casi inevitable mojarse los pies 😐








Tras terminar de ver y fotografiar algunas de las salas de almacenaje recorrimos otros lugares hasta llegar a la sala donde estaban las taquillas del personal.


Creo recordar que tan sólo había esta sala de taquillas, aunque habría unas veinte aproximadamente, me resultó curioso que las taquillas no estuvieran en unos vestuarios, que no hubiera vestuarios, y que en su lugar estuvieran estas mesas y sillas xd


 Finalmente, tras bastante suplicio y riesgo, accedimos a las oficinas, a las cuales se llegaba a través de una bonita y oxidada pasarela de aproximadamente unos cien metros que atravesaba la ribera del un río, a día de hoy seco.


Sin lugar a dudas, fue una de mis zonas preferidas de todo el lugar. Era notable que el expolio no se había cebado tanto con este edificio, quizás por que desde la propia fábrica a penas era visible...todo él estaba cubierto de maleza que cubría hasta la última planta.

















No sé sí 50 años serían los que esta zona llevaba en desuso, pero lo que sí que sé, es que fue una grata sorpresa que, unida a la fábrica, se convirtieron en uno de nuestros lugares preferidos de aquel viaje.
Tan sólo queda desear que el lugar aún se mantenga igual a como estaba entonces, y que no sea visitado por gentuza indecente.
Un saludo y mil gracias a lxs seguidorxs, por seguir aguantando después de once años de reportajes interrumpidos 😘😘😘 

lunes, 4 de febrero de 2019

Las Casonas Invisibles

Como dije, aquí traigo otro reportaje, sin que hayan pasado diez meses desde el último 😂
Estas dos casas las encontramos entre Noviembre y Diciembre, y la verdad es que en ninguno de los dos casos contábamos con que fuesen a tener el más mínimo interés, y aunque el estado de ambas era el de decrepitud máxima (llevarían como 30 o 40 años abandonadas, y probablemente con accesos sencillos) las dos tenían detalles que las convertían en casas muy especiales, tanto, que una de ellas diría que es de las casas más bonitas que he visto en la Comunidad.
Antes de empezar  quiero dar las gracias a Carlos (Navas xd) por hacer posible este y otros reportajes 😊



La Casona del Párroco
Esta primera casa la encontró Carlos por Maps mientras íbamos a otro lugar, vista desde el aire se veía relativamente interesante, el problema es que no pasaba el street view por delante y no teníamos ni idea de lo que nos íbamos a encontrar, aún así teníamos que pasar cerca y decidimos acercarnos.
Una vez en el pueblo buscamos nuestro destino, que no fue difícil encontrar xd 
Cuando estábamos ante la fachada comprobamos que indudablemente era abandono, hasta el extremo de que se hacía impensable que en esa casa pudiera haber vivido gente en épocas recientes.El tipo de arquitectura era el típico de la zona y la época. La fachada principal era de ladrillo, compuesta por planta baja y primera, en la segunda aparecía un balcón en el lateral izquierdo, en el centro un pequeño vano en forma de ventana tapiada con arco ojival, es de ahí de donde valoramos que en origen la vivienda hubiese sido de un párroco u otro cargo eclesiástico, pues claramente ese hueco tenía función de hornacina. Sobre el año de construcción, aunque no tengo ni idea jajaja por el tipo de casa, el estilo de la fachada y algún otro detalle (como una pequeña galería en la primera planta de la fachada trasera) diría que es de finales del Siglo XVIII o principios del XIX, aunque claro está que tuvo reformas posteriores, quizás la más moderna fuese en los años sesenta.
El acceso como de costumbre fue interesante, de hecho tras rodear la casa varias veces yo estaba por desistir, hasta que a Navas se le ocurrió subir un muro con valla encima (no fue fácil) y de ahí entrar a otro patio, y de ese otro, a través de un muro graciosillo también 😂 entrar al patio de la casa, una vez ahí el portón estaba abierto y ya dimos al interior directamente :)) 

Desde el portón por el que accedimos a la casa, llegamos al parking de carruajes jajajaj, muy normalizado en todas las casonas de este tipo, desde aquí, a mano izquierda había unas escaleras que subían a la vivienda principal, y en el extremo derecho, se accedía a otra casa, más pequeña y rústica, que tenía gran parte en ruinas.




Tras subir las escaleras, llegamos a la casa propiamente.


 Lo más interesante era este comedor, que aunque también destrozado, era bastante digno en comparación con el resto de la casa.




 El dormitorio principal, que haberlo conocido hace quince años habría sido 😍, dudo mucho que aguante otros dos inviernos...


Y por último otro dormitorio de dos camas que pertenecía a la vivienda de la planta baja. 
Aunque no tenía gran cosa, era mucho más de lo que podría esperarse cualquier persona que viese la casa desde fuera jajaja



La Casona Empedrada
El nombre se lo he dado por la fachada tan curiosa que tenía, toda ella construida en piedra (aunque el resto de la casa era de adobe) además de tener un curioso balcón en el centro de la fachada, y a los lados de este dos ventanas con ornamentaciones en los vanos de piedra, el conjunto era muy bonito, aunque no dejaba de ser una casona y en apariencia en casi completa ruina. Esta casa la llevábamos en la ruta, aunque tenía pinta de como digo, estar muy mal, pues ya en 2012 tenía parte del tejado caído.
El acceso fue tan irrisorio como atravesar un muro caído y entrar por una puerta.
La casa, como evidencia una fecha situada encima del dintel de la puerta principal, es de 1872, y comparado con la casa anterior, queda claro que esta es posterior, aunque al igual que la anterior tiene reformas posteriores, las que se hicieron en esta dudo mucho que fuesen posteriores a los años 40
La primera planta de la casa tenía la cocina y estancias vacías, que seguramente hace 100 años hubiesen sido salones.

 La entrada principal que como digo debió ser vivienda en algún tiempo, aunque sólo la planta de arriba (sin contar que tiene un 30% caído) son 250 metros cuadrados.


La escalera de acceso a la primera planta, que aún me pregunto como puede aguantar 😕
Lo que se deja intuir a la derecha son los restos de lo que fue la cocina, que debido al desprendimiento de un muro ha quedado prácticamente sepultada...


Las escalera, aunque sencilla era bastante curiosa, la luz que entraba por ese dormitorio pequeño era por una pared que se había venido abajo..


 El hall de la entrada principal, que aunque pequeño, era muy bonito





Y cuando crucé la entrada me encontré con este salón y recuerdo decir, -ostias que guapo 😂
La luz que entra por el hueco de esa puerta, también era un salón con algún otro dormitorio que ya no existe...






 Aunque como digo, estuviese reventado al extremo y llevase abandonado desde principios de los 80 (y sin mantenimiento fácilmente 25 años) mantenía la esencia de la casa, es una pena que probablemente en cinco años no quede nada de lo que hay en las fotos...




 Quizás me pasase un poco con el salón, pero era lo más interesante, aunque la verdad es que era un sitio bastante chulo xd





 Quizás sea optimista diciendo que le quedan cinco años de existencia


 Como ya puse, tiene un porcentaje bastante alto de casa caída, probablemente un salón o comedor con dos dormitorios, aún así, alguno de los dormitorios que estaban en el ala al que no afectó el desprendimiento se mantuvieron, y estaban al nivel del salón principal xd




Este dormitorio que estaba entre otro salón acribillado y el principal, era otra pequeña joyita entre las ruinas 😅 


Y digo lo de arriba por que en ninguna casa con muebles hemos visto que la sala que precede a la alcoba tenga otra cama, y menos que la cama de la alcoba sea más grande que la de la sala jajaja


Y para terminar una fotografía del dormitorio principal de la casa, el cual también es un verdadero milagro que siga en pie.

Gracias a todos por verlo y espero que os haya gustado :))